martes, 29 de marzo de 2011

¡Por fin tenemos aquí nuestro lipdub! (y algunas reflexiones al hilo de esto)

En una entrada anterior comenté que estábamos embarcados en la preparación de un lipdub como actividad del Proyecto Integrado de Medios de Comunicación de 1º de Bachillerato, aunque con vocación de implicar a todo el centro. Pues bien, el viernes 25 de marzo llevamos a cabo la grabación, y ahora os mostraré el resultado. Pero antes me gustaría hacer una serie de reflexiones (y convicciones) que han surgido al hilo de esta actividad.
1.- Si cedemos buena parte de la toma de decisiones al alumnado, este responde con creces a las expectativas. Desde un principio tuve claro, como coordinador del proyecto, que las decisiones debían ser tomadas por todos los participantes. Así que me he limitado a establecer el tono general de la historia e intervenido en algunas cuestiones técnicas. El resto (elección de protagonistas, vestuario, coreografías, ...) ha sido responsabilidad del alumnado participante. En esta y otras actividades, como profesor sólo es necesario estar ahí, apoyar sus decisiones, aportar soluciones a los problemas surgidos, pero en la mayoría de los casos alumnos y alumnas pueden funcionar autónomamente, con criterios que pueden sorprendernos por lo acertados, activando sus facetas más creativas. De hecho, es frecuente que nos sorprendan hasta hacer tambalear nuestras ideas previas sobre ellos y ellas. La centralidad del alumno en el proceso es, por tanto, imprescindible. El protagonismo debe ser del aprendizaje; la enseñanza debe desarrollar las estrategias necesarias para conseguirlo.
2.- Hay que diseñar tareas que impliquen a las distintas áreas de conocimiento para la consecución de las competencias básicas. Se ha terminado el tiempo de las actividades exclusivas de Lengua, de Matemáticas o de Ciencias Naturales, porque ya no hablamos sólo de contenidos sino de competencias básicas. Las tareas buscan poner en relación el mayor número de contenidos de las distintas áreas e interrelacionarlos (no de otra forma construimos el conocimiento). En este caso, alumnos y alumnas trabajaron con los medios de comunicación, la música, la lengua inglesa, la métrica, la rima, el maquillaje, el vestuario, el baile, la interpretación, el ritmo,  y para lograr un producto real (el video) tuvieron que colaborar, ser solidarios, debatir, liderar, dirigir, tomar decisiones individuales o de grupo, actuar, diseñar coreografías, bailar... Debemos perder el miedo a salir de nuestras parcelas y, con la compañía de otros (eso es ser "compañeros"), apropiarnos de todo lo que consideremos necesario para que se produzca un aprendizaje significativo.
3.- En la medida de lo posible, los intentos de cambio metodológico deben hacerse visibles en los centros. No hay otra forma de que cada vez más profesorado consiga implicarse. Nos quitará la etiqueta de francotiradores de la enseñanza, nos proporcionará un grupo (al principio pequeño, pero creciente) de compañeros y compañeras con los que colaborar y actuar al unísono en determinados grupos o niveles. Esto no implica, evidentemente, la conversión de la mayoría (a veces conseguimos lo contrario: la oposición de un grupo importante del claustro), pero nos hará sentirnos menos solos, luchar contra el aislamiento.
4.- Los equipos directivos tienen que estar implicados en los cambios metodológicos. Simplemente es así. Si lo están, sigue costando mucho trabajo mejorar nuestra forma de trabajar; si no lo están, volvemos a recluirnos al ámbito del aula. El Departamento de Evaluación e Innovación Educativa, de reciente creación en Andalucía, es una óptima oportunidad que tienen los equipos directivos para dinamizar los centros en este sentido.
5.- Tenemos la suerte de trabajar en la mejora como personas de otros seres humanos. Cuando se levantan de sus sillas, cuando ya no hay mesas grandes y mesas pequeñas que hagan visibles las jerarquías en detrimento de una horizontalidad democrática, cuando lo que yo digo vale tanto como lo que tú dices si lo argumentamos convenientemente, cuando no existen los que hablan y los que deben callar (sino que hablamos y escuchamos indistintamente), cuando el intercambio es de persona a persona, y aprendemos todos y todos enseñamos, uno se siente satisfechísimo de que, encima, le paguen por ello.

Os dejo ahora el video que hemos grabado, que también podréis encontrar en el blog de La V noticia. La verdad es que todo el proceso ha sido muy divertido y la implicación del alumnado de todos los niveles ha sido enorme. Han sido varias tardes de ensayos, muchas tomas falsas, también improvisaciones. A lo mejor cambiaría alguna cuestión organizativa, algún plano o movimiento de cámara, pero, en líneas generales, no me arrepiento del resultado técnico, y los objetivos que se pretendían han sido alcanzados con creces.
Si estáis dudando de grabar un lipdub en vuestros centros, os animo a hacerlo. Es una actividad sencilla y muy gratificante. Merece la pena.

7 comentarios:

Elisabet dijo...

A mí me ha gustado vuestro Lipdup. Aún que la gente piense que es una tontería, la verdad es que tiene como una magia que provoca que la gente esté más unida y la verdad es que te lo pasas muy bien. ¡Buen trabajo!

Nacho Gallardo dijo...

Es una tontería divertida y que ayuda a aprender. Hay quien se empeña en que el aprendizaje siga siendo aburrido, inconexo e individual. No estoy de acuerdo.
Gracias por tu apoyo en todos los momentos.

Luisra dijo...

Enhorabuena, gran trabajo.
100% de acuerdo con todas tus reflexiones.
Saludos.

Nacho Gallardo dijo...

Gracias, Luisra. A ver si nos podemos ver en la próxima reunión de Comunicar. Un abrazo.

Antonio dijo...

Felicita a los alumnos por el esfuerzo. En cuanto a tus reflexiones, de acuerdo en todo. Un saludo.

Nacho Gallardo dijo...

Los felicitaré, Antonio. En cuanto a las reflexiones, una parte de ellas procede de la lectura de tus trabajos, así que es normal que las compartas. Gracias por insistir hasta poder comentar en el blog.

Elisabet dijo...

De nada Nacho, yo estoy aquí para lo que haga falta! Pienso como tu, que la educación tiene que cambiar.
Con todo esto disfrutan mucho y los profesores también.
Estoy contenta de que todos estéis contentos del resultado. Os lo merecéis.